Mi experiencia con la terapia en PSICODE

Mi psicóloga me ha pedido que escriba una carta en la que resuma mi experiencia con la terapia en Psicode. No es fácil sintetizar en unas líneas la revolución interna que te provoca el ir a terapia..

Cuando llegué a Psicode me encontraba agotada física y mentalmente. Tenía el ánimo por los suelos, me encontraba muy sola y el hacer cualquier cosa me costaba un triunfo. Sigue leyendo

Antes y después de 5 horas de terapia

Mi primera crisis de ansiedad surgió en un momento difícil de mi vida con mucha tristeza y grandes preocupaciones. Ese día lo recuerdo perfectamente, por la noche después de un día sin mucha relevancia me empecé a encontrar mal, entré en una espiral negativa al no saber que me estaba pasando y acabé en urgencias con un médico diciéndome “Es ansiedad”.

Imagen

Han pasado 3 años desde aquella primera vez, en este tiempo he tenido rachas buenas en las que la ansiedad pasaba inadvertida y rachas tan malas como esta última en la que decidí ir a Psicode.

En esta última etapa tenia ansiedad generalizada incluso en situaciones totalmente normales como estar en casa y ver una película, cada vez me daba más miedo salir de casa por miedo a que el ataque de ansiedad se repitiese en la calle, cada día me encontraba más limitado por la ansiedad.

Cuando fui la primera vez a Psicode estaba muy nervioso y un poco incrédulo, era la primera vez que iba a una consulta que no fuera de la Seguridad Social y creía que unas simples palabras no iban a quitarme la ansiedad. Estaba acostumbrado a tratamientos de pastillas que tratan los síntomas de la ansiedad pero no tratan de raiz el problema.  

En estas 5 horas de consulta, Marina me ha enseñado a entender cómo funciona la ansiedad y cómo se alimenta de nuestros propios pensamientos negativos. He entendido que los síntomas físicos que provocan nuestros pensamientos son inofensivos y que si los plantas cara no tardan en desaparecer, aprendí a relativizar los problemas y verlos desde un lado mas racional…

Desde que empecé la terapia veo un cambio de chip en mi mente, me veo capaz de hacer un montón de cosas que antes no podía hacer, cada día la ansiedad ocupa un lugar menos importante en mi vida, ahora siento que la ansiedad me da con menos frecuencia y cuando me da una activación,  al haber perdido el miedo a sus síntomas,  son muy débiles.

Imagen

Aún se que queda camino por recorrer pero hoy me siento capaz de derrotar a la ansiedad, ser capaz de hacer una vida normal y volver a ser la persona feliz que antes era. Esos son mis propósitos y estoy seguro de poder conseguirlos.

¡A por todas!

Jorge

Superando la ansiedad y los acúfenos (zumbido de oídos como síntoma de la ansiedad)

¡Ah!  Pero entonces ¿no tienes un cáncer terminal? Probablemente sea esta la frase que siempre recuerde de Marina en la primera sesión que tuve la suerte de tener con ella, hace ya más de un año. Había sufrido una crisis de ansiedad, dormía mal y me sentía peor.

zumbido-de-oidos

Hubo muchas causas para aquella crisis, pero el detonante final había sido un acúfeno, un zumbido en el oído izquierdo. El acufeno había sido el colofón a una secuencia de problemas físicos y dolores, y con él sentí que no podría seguir. Seguro que suena cómico, un “zumbido”… sucumbir a un zumbido. Tan poquita cosa. Los que lo viven seguramente tienen otra opinión, pero hay que reconocer que un zumbido suena a muy poquita cosa. Cuando un médico te cuenta por primera vez que la medicina actual no conoce las causas,  y que en la mayoría de los casos no sabe cómo hacer desaparecer el zumbido,  suele ser habitual que te coja desprevenido. En el año 2011 la medicina, capaz de trasplantar corazones, y curar cánceres,  no sabe cómo curar un zumbido!!! Para algo tan trivial la medicina no sabe qué hacer… eso no suele estar en ningún guión.

A partir de ahí de ese punto, es fácil que tu cerebro recorra una espiral negativa donde todo se ve demasiado oscuro. Aquella frase de Marina en la primera sesión, ayudó a empezar a poner las cosas en su sitio y a empezar a valorar las cosas en su justa medida.  Por mi forma de hablar, y mi forma de sentir, parecía que tenía un cáncer terminal, pero no… era solo un zumbido, mezclado con otros pequeños dolores.

Marina me ayudó a entender la ansiedad, a no tenerle miedo, a comprender que la bola de nieve, si se la mira sin miedo, y la mantienes entre tus manos sin soltarla, no solo no crece, sino que se deshace y desaparece. No ha sido fácil, pero la verdad es que con la ayuda de Marina si me lo ha parecido. Menos de un año después, no puedo decir que crea que los síntomas de la ansiedad no volverán a aparecer. Lo que sí puedo decir es que ya no les tengo miedo. He  aprendido que el miedo es el sentimiento que definitivamente puede destrozarte la vida. Que es importante que el mensaje que tú te des a ti mismo sea positivo, y no refuerce la alarma en el cerebro. He aprendido a conocer los efectos de la ansiedad, y a asumirlos sin miedo, con la certeza de que si desaparece el miedo, desaparecerán esos efectos. Sólo es miedo al miedo, y es un sentimiento bastante absurdo.

hombre tranquilo

Y sobre el zumbido… me gustaría contar, como el final de un cuento con final feliz,  que ha desaparecido. Pero no. La verdad es que sigue más o menos igual. La verdadera diferencia es que ahora, la mayor parte del día ni me acuerdo de él, y por la noche puedo dormir sin ningún problema. Quizás algún día la medicina sea capaz de encontrar un remedio. Mientras yo voy a seguir con mi vida. Gracias Marina.

Superar la ansiedad sobre el escenario (Parte 2)

Hace relativamente poco os dejé en este foro una especie de relato llamado “LA ANSIEDAD SOBRE EL ESCENARIO”, donde venía contando mi experiencia de una forma bastante resumida pero muy sincera mi experiencia vivida bajo un trastorno de ansiedad del que poco a poco me he dado cuenta que cargaba sobre mis espaldas.

En este relato traté de hacer incapié en las emociones y sensaciones amargas en las que me vi sumido por este trastorno y que aún a día de hoy intento solucionar poco a poco con ayuda psicológica en Psicode y esfuerzo personal; pues bien lo que estáis leyendo ahora es un poco la continuación de ese relato que si os parece voy a llamar “LA ANSIEDAD SOBRE EL ESCENARIO 2”, se que no es original y posiblemente no tenga nada que ver con lo que os voy a contar en el pero al final de estos relatos me encontrareis subido de nuevo en un escenario así que creo que solamente por eso es un buen título.

En este segundo relato os voy a contar la evolución que ha tenido mi trastorno y los cambios que ha sufrido en estos 4 meses y así de alguna manera haré una especie de cronología de mi batalla particular contra este fantasma llamado “ANSIEDAD”.

Bien, en el primer relato contaba a grandes rasgos como fue creciendo dentro de mí este trastorno durante años y como llegado el día en el que ya no pude más, se manifestó provocando una de las mayores crisis que he tenido jamás ( yo diría que fue la más dolorosa) y como tuve y sigo teniendo que aprender a controlar mis emociones, mis pensamientos negativos y mi forma de ver el mundo, que al final es lo que hace que estés en paz contigo mismo.

Echando la vista atrás y leyendo el primer relato de nuevo me doy cuenta de que mi trabajo no ha sido en vano y aunque aún me queda mucho camino por recorrer, en esos momentos en los que escribía estaba asustado, estaba negativo y realmente no entendía el proceso con el que nosotros mismos sin ayuda de nadie nos generamos nuestra propia ansiedad.

En ese momento no comprendía que los únicos culpables de mi condición eran el miedo y la inseguridad, no comprendía que durante años y gracias a estos dos malos consejeros y en mi caso a una infancia en algunos aspectos no deseada, hicieron que poco a poco fuera aprendiendo el arte de la anticipación negativa, que fuera aprendiendo a convertir en catastróficas algunas situaciones que ni siquiera habían ocurrido. Me imagino que esto le ocurre a la mayoría de las personas que padecen como yo un trastorno de ansiedad, anticipas de forma negativa situaciones venideras, piensas demasiado en el por qué de las cosas, te agobias por cosas que no tienen importancia, etc ,etc.

Desde hace unas pocas semanas estoy notando una mejoría importante respecto a los meses que llevo sumido en esta inmensa marea de pensamientos y sensaciones que campan en mi cabeza hace ahora poco más de un año, he vuelto a tener rachas muy buena como las que tenía antes en las que apenas pienso en la ansiedad y creo que para mí es un logro importantísimo, ya que mi personalidad es bastante obsesiva y esto que acabo de explicar me está haciendo comprender varios puntos de este camino hacia la paz conmigo mismo que antes no entendía y que me hacían estar triste y apático:
1.-He comprendido que mi personalidad tiene rasgos inseguros de por sí, y que en algunos casos esto se puede cambiar como por ejemplo que no te afecte tu “activación” en las cosas básicas y cotidianas de la vida como el trabajo, la pareja, la familia, etc. Por eso ahora creo que durante estos meses he luchado contra algo imposible de romper, pero sí de mejorar, mi propia naturaleza, es decir, mi personalidad. Cuando tienes rasgos de inseguridad o el miedo es algo que te afecta más de lo normal puedes cambiar esa visión propia de cómo te afecta y sobre todo como enfrentarte a él pero lo que no puedes conseguir es ser de la noche a la mañana una persona sin miedos y sin inseguridades, por lo menos en mi caso, porque lo único que estaba consiguiendo era luchar contra una pared infranqueable, yo mismo!!

2.-Otra cosa que he logrado entender y creo que uno de los pasos más grandes que he dado en esto es saber que la ansiedad es algo natural que está dentro de cada uno, es decir, que soy así y punto, y por eso debo aceptarme tal y como soy, eso sí, sin dejar de luchar y de creer en la posibilidad de que cada día estaré un poquito mejor que el anterior en esta ardua lucha, se puede lograr!!!!

3.-Viendo el paso de los día y la evolución de mi ansiedad, también comprendí hace muy poquito que un pensamiento no me podía matar de ninguna manera y que si con 30 años no estoy “loco” ya sería muy raro conseguirlo, es decir, que la ansiedad a todos nos genera un miedo o una sensación muy primaria en esto, miedo a la locura, miedo a perder el control, miedo a hacer cosas que no van con uno mismo, estos miedos o trampas como yo las llamo, después tienen muchas ramificaciones distintas: phobias, depresión, obsesiones…pero todas terminan en el mismo punto de partida… la ansiedad, o sea, que la raíz del problema es siempre la misma, aunque se manifieste de miles de maneras distintas, LA INSEGURIDAD Y EL MIEDO!.

Pensadlo bien, primero tenéis miedo o inseguridad ante una situación que os preocupa, miedo a algo en concreto, no se… cada uno que piense en su caso.

MIEDO…cuando sentimos miedo nosotros mismos generamos nuestra ansiedad, que no es más que una respuesta de activación ante el peligro que ese miedo nos ha generado, al sentir ansiedad comienzan a surgir las dudas y toda una larga lista de sensaciones físicas que no hacen más que agravar nuestro estado de activación, la rueda empieza a girar y llega el punto en el que no podemos pararla y cuando nos damos cuenta puuummmm!!! estamos ante una crisis de pánico de las buenas, pues no!!! cuando tengáis ansiedad pensad que no pasa nada, que solo es ansiedad, no os vais a volver locos ni os vais a morir, tened paciencia, intentad tener calma y no deis importancia a ese estado de intranquilidad en el que os habéis sumido y así conseguiréis que poco a poco os encontréis mejor en esos momentos y a largo plazo estaréis normalizando vuestras emociones y haciéndole ver a vuestra mente que aunque tengáis ansiedad, podéis funcionar perfectamente, eso hará que cada día os preocupe menos y poco a poco os vayáis haciendo con ella.

Espero que todo esto que os acabo de contar os sea de gran ayuda, ver que algo tan difícil y triste a veces para mi sirviera a alguien para seguir adelante me agradaría muchísimo y me alegraría el corazón asi que lo dicho, sed fuertes, constantes y no os ralléis!!!!jejeje!!!

Ah!!!en enero comienzo otra vez a ensayar para volver a los escenarios!! Es un reto personal contra mi ansiedad y uno de los miedos más grandes que tengo, acordaros que mi última crisis importante fue mi último concierto encima de un escenario!!

A por todas!!!!

Javi.

concierto rock

Superar La ansiedad sobre el escenario


La ansiedad Sobre el escenario: un relato de Javier, paciente de Psicode. 
.


Antes de nada me gustaría presentarme y situarles un poco en mi vida para que entiendan cual es mi problema y de donde viene. Creo que así será mucho más fácil que lo entiendan y puedan comprender por lo que paso o más bien dicho…por lo que pasamos la gente que sufre ANSIEDAD.
………………………………………………………………………………………………………………….
Me llamo Javi y tengo 31 años, me considero una persona muy normal, con muchas cualidades y buenas y alguna que otra mala, en fin…lo normal; siempre he sido una persona muy activa, lo que llamamos coloquialmente, un “culo inquieto”, pero nada raro, lo que he dicho antes, alguien con inquietudes y nada fuera de lo común…normal.

Hace unos doce o trece años sufrí una depresión que me hizo pasar uno años bastante malos. Tuve que dejar de estudiar, ya que apenas tenía ánimos de hacerlo. En España hay un dicho que dice “el querer es poder”, pues en mi caso fue al contrario, pero en fin, así comencé a trabajar y a tener algo de dinero, a ser independiente económicamente o algo más autónomo y en mi opinión, fue un poco el comienzo de mi problema actual. Comencé a salir por la noche y a ver y sentir en primera persona lo que es uno de los principales problemas de la juventud actual española…la noche y las drogas.
En mi caso tuve la desgracia de topar con la cocaína y el alcohol, algo de lo que me arrepiento profundamente, ya que durante diez años han estado enmascarando mis inseguridades, mi malestar y mis temores, de ahí mi gran adicción. Me considero una persona que necesita grandes dosis de amor, comprensión y afecto, y en muchas ocasiones eran estos malos consejeros . Pase por alto medicaciones, familia, consejos y solo contemplé que me evadía en los momentos en los que consumía y podía despegarme durante unas horas de de esas sensaciones inoportunas, irritables y que me producían tanto dolor y miedo, pero bueno, la vida pasaba y conocí a gente en esas noches a la que hoy en día quiero con auténtica locura, entre ellas a mi pareja; se llama Sara, y es una persona que me ha enseñado cosas muy bonitas y a la cual considero una gran persona, grande no….grandísima!!!
Siempre me ha encantado tocar en grupos, adoro la música y llevo tocando desde los 15 años. Ha sido mi única y gran pasión y he intentado mantenerla en lo posible durante todos estos años, esto me ha supuesto muchísimo sacrificio y mucho dinero invertido, pues es un “hobby” demasiado caro, pero cuando lo he hecho durante tantos años supongo que me habrá merecido la pena no? claro que sí!, en fin, voy a enlazar varias cosas que desencadenaron lo que hoy en día estoy viviendo, así me será más fácil explicarlo.
Hace cosa de un año, yo ya vivía con mi pareja en una casa que nos compramos hacía unos meses; y todos sabemos que para mantener una casa, con su respectiva hipoteca y sus respectivos gastos hoy en día hace falta trabajar de una manera continuada, es decir, que no falte nunca “curro”; y ese fue precisamente el principio de mi problema actual.
Por aquella época tocaba en un grupo que me encantaba y a los que consideraba grandes amigos “ENEMY OF MYSELF”, saqué dos discos con ellos y conseguimos grandes cosas como ir a Austria a experimentar lo que fue un bonito viaje para la grabación de nuestro segundo disco “the fury” y eso junto a más cosillas me originó unos gastos muy importantes, además la crisis se empezaba a notar de una manera muy significativa en el mundo laboral y por esa razón me vi obligado a trabajar en lo que fuera, cualquier cosa valía con tal de pagar los recibos; la realidad era que mi sueldo era muy pobre y evidentemente llegó el día en que no pude afrontar todo lo que quería tener en mi vida. Siempre he sido muy perfeccionista y nunca quise dar de lado nada que me hiciera feliz así que lo único que conseguía era sentirme cada vez más triste, frustrado, impotente y en pocas palabras … inútil!. Intentaba solucionar mis problemas y no quejarme, siempre he intentado ser una persona resolutiva en las situaciones más complicadas pero un día cometí el error de irme a ahogar mis penas en el alcohol y la cocaína y sí!! Lo conseguí… pero tan solo durante una horas, esto sucedió un domingo y el lunes me sentía tan sumamente culpable por lo que hice que no fui a trabajar, estuve dos días sin ir al curro y mi mente se sentía tan sumamente mal que fui incapaz de levantarme de la cama, comer, sonreír, disfrutar de nada o hacer cualquier cosa cotidiana durante días, más bien semanas, semanas que para mí fueron un auténtico infierno.
Recuerdo esas semanas con especial amargura, la ansiedad que tuve esos días fue auténticamente bestial, trabajando, en casa, haciendo cualquier cosa me sentía el peor de los humanos, me sentía verdaderamente mal, y ese viernes fue cuando ya no pude más!.
Era 24 de octubre de 2008 y después de trabajar tenía que salir hacia Madrid a dar lo que hasta la fecha fue mi último concierto. El cúmulo de sensaciones desagradables y el cansancio físico y mental era tan grande que no conseguía quitarme la ansiedad de ninguna manera, solamente la despistaba trabajando, pero un concierto en una sala con 200 personas es distinto; tocar toqué, pero fueron las horas más desagradables de toda mi vida, llegué a sentir tal pánico que temí durante unas horas volverme loco, estaba sufriendo un ataque de pánico terrible, fue tal que al día siguiente tuve que ir al hospital aterrado, sabía que esto no era una ansiedad normal ni tampoco lógica, y en este punto de mi vida fue donde mi “querida” ansiedad se hizo inseparable de mí, siempre me acompaña, no se despega de mí y en múltiples ocasiones deriva en que yo mismo la genere de nuevo, ese miedo terrible a esa sensación junto a mis inseguridades son los culpables de lo que sufro hoy en día.
Desde entonces me cuesta conciliar el sueño, me cuesta concentrarme, necesito medicarme para poder descansar durante algunas horas, soy mucho más irritable y muchísimas cosas más que la gente que padece ansiedad conocerá y que ahora explicaré con más detalle.
Esto que me ha pasado tiene su lado bueno y su lado malo, como todo en esta vida claro , lo malo es que es una sensación muy molesta, penosa, dolorosa y que a veces te deja exhausto.
Lo bueno fue que me di cuenta que debía dejar por completo el tema de las drogas y darle de lado para siempre, sería muy estúpido por mi parte seguir consumiendo, estúpido y contraproducente para mí.
Fue en este punto de mi vida cuando comencé a ser una persona responsable y vivaz, aprendí a luchar y a salir de situaciones de verdadero estrés y fue cuando empecé a cosechar logros estupendos en mi vida.
Me volqué en el trabajo, deje el grupo en el que tocaba y tuve que volver a replantearme mi vida por completo, una vida acompañada de esa que creemos que es tan mal consejera, mi “querida” ansiedad; pues bien, es aquí donde me gustaría que a todos los que vais a leer esto, os ayudara lo máximo posible; no sólo quiero dirigirme a los que padecen ansiedad, sino a cualquier persona que sufra miedos, pánicos, fobias, depresión, sensaciones o sentimientos que conviertan sus vidas en una lucha constante contra sí mismos, como me ocurre a mí a veces, en mi caso, luché, sigo luchando y lucharé hasta que me quede sin aliento. Hoy día sigo teniendo miedo a la ansiedad, a la tristeza, a volverme loco, pero aun así sigo luchando! Y nunca dejare de hacerlo.
Mi problema ha hecho que replanté mi vida y que tenga la obligación de aprender a vivir así, pero eso no significa que mi vida sea mala, todo lo contrario. Me sigue dando ansiedad el estar lejos de mi casa, conducir, estar solo y muchísimas cosas que he hecho infinidad de veces y que hace tiempo serian de lo más cotidianas, pero mirad la vida sigue y tenéis que intentar no anticiparos a una situación mala y si lo es, intentad superarla y solucionarla sea cual sea el problema. No deis por supuesto que vuestros miedos os van a limitar, abra veces que si pero no os puede frenar, debéis intentar ser felices o por lo menos intentarlo…¡¡QUERES ES PODER!!.

Os cuento mi caso para que veáis ejemplos prácticos y así comprobéis como se pueden logran muchas cosas y llevar una vida de lo más normal.
Yo al principio ni siquiera podía trabajar cuando tenía ansiedad, cuando me encontraba mal escapaba de donde estuviera como fuera despreciando responsabilidades, trabajo y necesidades de todo tipo: económicas, personales… pues bien, decididamente NO, hay que aguantar, mentalizarse que es algo pasajero y momentáneo y que no va a paralizar o limitar tu vida, este es el fallo que comete mucha gente, huir. Huir es solo un alivio temporal y lo único que se consigue es eso, aliviar la ansiedad a corto plazo, pero a largo plazo se generalizan mas lo miedos y cada vez se temen mas situaciones. Eso es lo malo. Tu círculo de vida cada vez es más pequeño y limitado, así que por favor, no caigáis en ese agujero.
Yo he conseguido cosas grandiosas, como dejar las drogas (algo infinitamente difícil), he conseguido trabajar en situaciones de mucho estrés y conseguir salvar situaciones de muchísima responsabilidad dirigiendo a grupos de gente ya que mi puesto de trabajo lo requiere. He conseguido resolver momentos de verdadera angustia y creedme, todo esto no ha sido nada fácil, pero siempre mantuve una frase en mi cabeza: “no dejes que esto cada vez te haga más infeliz”.
Es cierto que sigo teniendo muchísimos miedos, que soy infeliz cuando tengo ansiedad y es cierto que sigo sufriéndola, ya que en el fondo de mí no quiero seguir viviendo así, pero lo que tengo más claro es que dejar de luchar seria cobarde. En mi vida hay más personas que no tienen porque sufrir este problema y que me apoyan incondicionalmente y a las que le debo todo.
Con esto termino y en esto sí que me dirijo en especial a los que padecen ansiedad o depresión…
Tened clara una cosa, la ansiedad es algo que nos acompaña siempre y aunque a veces aunque nos pueda parecer una sensación desorbitada SOLO ES ANSIEDAD, nada más.
Espero haber sido de ayuda a alguien, un abrazo para todos los que os hayáis parado a leerlo.

JAVI

NOTA DE LAS PSICÓLOGAS DE PSICODE: Actualmente ( año 2013) Javier es muy feliz en su vida,  ha superado completamente su adicción a las drogas, sabe manejar muy bien la ansiedad ( sin  tomar  ningún tipo de medicación)  , tiene una vida completamente normal y  un  trabajo donde ocupa un  puesto importante. Está estudiando un master y es padre de una niña estupenda.  Ya no siente miedo ni ansiedad al tener que subir a un escenario con su grupo de música y se siente muy satisfecho con su vida.

Ya no acude a la terapia en Psicode pero seguimos teniendo contacto con él porque nos escribe algún email de vez en cuando.  Desde aqui queremos decirle que estamos orgullosas de él y queremos agradecerle su confianza en nuestro equipo de Psicode. ¡Gracias Javi!